Tamal en hoja receta cubana

Receta muy popular en Cuba donde se acostumbra a llamarle “tamal en hoja” y no en “paja” que es en realidad donde se prepara,  se debe quizás al hecho de que antiguamente los tamales, el ekó (comida africana) y otras que se hacen con maíz tierno molido y después envuelto, eran cubiertas primero con hojas de plátano, permaneció la costumbre de decirle así. En Cuba calificamos como tierno al maíz ya bien formado en la mazorca pero que aún se mantiene blando.Es interesante resaltar que al maíz tierno preparado como tamal en hoja, cuando se le agrega carne se le denomina “tayuyo” y tanto a uno como a otro dependiendo de la región, también se le dice “hallaca o ayaca”.

Ingredientes

1/2 k g de carne de cerdo que contenga partes de grasa
20 mazorcas de maíz tierno sin romper las hojas
1 cebolla roja o blanca
3 o 4 dientes de ajo
1/2  pimiento verde grande (no picante)
1/2 pimiento rojo (no picante)
1/2 taza de tomate frito o puré de tomate
1 huevo (opcional)
1 cucharada de sal
1 cucharada de azúcar
1/8 cucharadita de pimienta negra molida o 1 aji picante pequeño al gusto
1 pizca de orégano y comino

Preparación

Lo primero será cortar todas las mazorcas por la parte del tallo unos 3 cm o hasta donde se vea que empiecen los granos; después desechamos la primera hoja que envuelve la mazorca ya que casi siempre es muy rígida o esta dañada. Iremos quitando todas las hojas procurando que no se rasguen, pues entonces ya no servirían y solo nos quedaremos con las mas anchas, tiernas y que no estén rotas o dañadas, las mas estrechas las guardamos para hacerlas tiras para atar los tamales. Las hojas buenas las mantendremos sumergidas en agua tibia para que no se resequen.

 

 

 

 

Poned las mazorcas en vertical y con la ayuda de un cuchillo las desgranamos todas

 

Reserve los granos mientras prepara el sofrito

Corta la carne de cerdo en dados pequeños y fríela sin grasa ninguna a fuego medio para que suelte su propia grasa

Corte bien pequeñito los pimientos, la cebolla y los ajos; sofriéndo primero la cebolla con los ajos en la grasa que ha soltado la carne de puerco

Cuando este dorada agrega los pimientos y continua sofriéndo hasta que se doren ligeramente

Agrega el tomate frito, el azúcar, la sal y las especies

Cuando este listo el sofrito espera que se enfríe un poco y muele el maíz en la batidora con el sofrito añadiendo un huevo(opcional, quedará mas concistente) o haz lo mismo en la máquina de moler, a mi me gusta más en la batidora

Agrega la carne de puerco frita al maíz molido y mezclalo bien todo, rectifica el punto de sal

Ahora viene la parte mas complicada para los que nunca han hecho tamales, yo he estado preparándolos toda mi vida y puedo hacerlo todo solo, pero aconsejo que los siguientes paso se hagan entre dos o tres personas, así que si la familia quiere comer los deliciosos tamales pedid que cooperen, es una buena ocasión para lograr que los niños mayorsitos ayuden un poco en esto, será divertido. Yo he intentado plasmarlo lo mejor que he podido en las fotos, vamos allá: Tomamos las hojas mas estrechas y las rasgamos en tiritas para usar a modo de cordel a la hora de atar los tamales, podemos empatar las tiritas de a dos o de a tres para que sean mas largas, preparad suficientes tiritas aunque sobren y así no tendremos que detener el trabajo para hacer mas tiritas, también podemos usar cordel para atarlos, aunque originalmente se ataban con las tiritas de la paja de mazorcas

Primero pondremos al fuego una cazuela hasta la mitad de agua con una cucharada de sal para ir echando los tamales que vamos haciendo. Tomamos la hoja mas ancha y la enrrollamos en 2, 3 o4 dedos de la mano dependiendo del ancho de la hoja y montamos un extremos sobre otro como 2 cm para que no se abra y sujetando el punto de unión con el pulgar, prácticamente lo que haremos es un embudo o cucurucho con la hoja, aveces no es imposible obtener hojas anchas y nos veremos obligados a montar dos hojas medias superpuestas para hacerlas mas anchas como muestra en la fotografía

Ahora doblaremos la parte estrecha del embudo sobre el cuerpo del mismo pero hacia la parte contraria a la abertura de la hoja, así logramos que cierre y obtenemos una especie de bolsa que llenaremos con la mezcla de maíz con carne, sin soltar el doble, pues se nos saldría por la parte de abajo todo el relleno

Llego la hora de usar a nuestro ayudante para cerrar y atar el tamal; tomaremos otra hoja ancha y con ella abierta rodearemos la hoja rellena hasta que se superponga sobre si misma, si no llega usaremos dos hojas igual que antes y también doblaremos la parte estrecha sobre si misma como en la foto

Ahora que tenemos hecho el tamal lo sujetamos mientras nuestro ayudante lo ata en forma de cruz como muestra la foto, apretad firmemente pero no demasiado, sobre todo la atadura vertical suele rajar la hoja si se aprieta muy fuerte. Según vamos atando los tamales, los iremos metiendo en la cazuela con agua hirviendo y una cucharada de sal

Los coceremos alrededor de una hora, pero si lo hacemos en olla a presión bastará con medio litro de agua y cocinarlos entre 15 y 20 minutos dependiendo del tamaño de los tamales.
Podemos servirlos sin abrir y dejar que los comensales disfruten haciéndolo o podemos servirlos ya abiertos y enteros, o cortados ya sea en rodajas o trozos. Se pueden comer calientes o fríos. En Cuba le ponemos manteca de puerco por encima, aunque si quiere cuidar su linea rocielos con un chorro de aceite de oliva, a los niños les gustan mucho con ketchup. Se conservan muy bien en la nevera durante varios días e incluso más de un mes si los congelamos, para calentarlos nuevamente podemos echarlos en agua hirviendo directamente sin descongelar y cocerlos durante 20 minutos. Bon profit. Buen provecho.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando esten dorados añade los pimientos y continua sofriendo hasta que se doren lijeramente

 

 

 

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: