Nidos de berenjena y calabacin con lomo de cerdo y queso frito

Aquí os dejo otra receta muy sabrosa y fácil de elaborar, a la vez que muy completa en lo que a alimentación se refiere ya que tiene vegetales, huevo, carne y queso. La podemos acompañar con una ensalada de tomates y lechuga.

 

 

 

Ingredientes

1 berenjena
1 calabacin
4 yemas de huevo
2 filetes de lomo de cerdo
2 lascas de queso Emental
50 g de vinagre
sal y pimienta
1/2 cucharadita de pimentón dulce
2 cucharadas de vinagre balsámico de Módena

Preparación

Cortamos la berenjena y el calabacin en trozos de 5 o 6 cm de largo y los pondremos a cocer en una cazuela tapada, con agua y una cucharadita de sal durante 6 minutos para que queden al dente y no pierdan el color. Sacamos del agua los trozos y los pondremos en un plato para que suelten el agua que han adsorbido, podemos ponerlos sobre papel absorbente. Con la punta de un cuchillo bien afilado extraemos como 1 cm de la parte de interior para hacer espacio a la yema de huevo

 

 

 

 

 

 

 

 

Ahora tenemos que escalfar las yemas de huevo, para ello pondremos 2 dedos de agua en una sartén a hervir con 50 g de vinagre y una pizca de sal; cascamos los huevos y separamos las claras de las yemas estas ultimas las depositamos con cuidado en el agua hirviendo ligeramente, solo las dejaremos aproximadamente  1 minuto, lo suficiente para que se endurezca la parte exterior de la yema y quede blanda en su interior. Las claras las guardaremos para un postre o unos merengues, aunque si las berenjenas son mas gruesas que las que yo he usado en esta ocasión, podemos escalfar los huevos con clara y todo para colocarlos enteros dentro de las berenjenas. En otra sartén pondremos a dorar el lomo de cerdo con sal y pimienta. En el plato donde vamos a servir roceamos un poco de vinagre balsámico y encima colocamos los vegetales y la yema en la cavidad que hemos practicado con el cuchillo procurando que no se rompa. La carne después de dorada la pondremos a un costado de los vegetales

 

 

 

 

 

 

 

 

En otra sartén pondremos a freír las dos lascas de queso, no es necesario poner aceite o grasa ya que el queso soltara su propia grasa, cuando estén por un lado les damos la vuelta con una espátula y las freimos por la otra cara. Espolvoreamos un poco de pimentón dulce sobre las yemas y partimos el queso en 2 o 3 trozos para colocarlos en el plato. Al romper la yema y mezclar con los vegetales, la carne y el queso crujiente es un placer. Bon profit. Buen provecho.

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: